Hoyo de la Mina era un abrigo situado en la cantera de la fábrica de cemento incluida dentro del conjunto arqueológico de La Araña, en la Bahía de Málaga, pero que ya está desaparecido.

Miguel Such, un gran erudito de principios del siglo XX, dio los primeros pasos en la investigación de Hoyo de la Mina encontrando un collar de nueve mil cuentas procedentes de un enterramiento. Diversos periodos de excavación se han sucedido posteriormente, la mayor parte realizadas por el Área de Prehistoria de la Universidad de Málaga y por el que podríamos llamar el gran sucesor del Sr. Such, Julián Ramos.

La última excavación se hizo en el año 2000 y dio unos resultados sorprendentes: se halló un enterramiento de época neolítica con tres personas, una de las cuales era una mujer embarazada junto a su hijo, así como su correspondiente ajuar funerario. A destacar de éste es la pequeña vasija que se encontró cerca del enterramiento y en cuyo interior apareció un lápiz de ocre entero y que es único en Europa. Las demás piezas del ajuar consistían en tres vasijas, un hacha, un molino para moler el grano y tres brazaletes de caliza.

Este enterramiento quedó con el paso de los años integrado en la roca, conservándose a modo de cápsula del tiempo tal cual fue depositado hace unos 6000 años.

La reproducción de uno de los esqueletos, del lápiz de ocre, de la pequeña vasija y de los brazaletes podemos contemplarlos actualmente en el Centro de Interpretación de los Yacimientos de la Araña.

Redactado por: Rocío Carmona, arqueóloga.